Coaching de Equipos

Hoy ya podemos afirmar sin lugar a dudas que las empresas más sólidas y con mayores beneficios  son las que mejor se adaptan al cambio y aprovechan sus oportunidades.

Si la capacidad de adaptación es uno de los instintos básicos de supervivencia del ser humano, podemos establecer entonces un paralelismo claro entre la capacidad de adaptación de los miembros de una organización y sus resultados, o lo que es lo mismo:

Las empresas son las personas que la componen.

Conversaciones en el marco de la confianza y con objetivos comunes claros generan compromiso y una sólida estructura en los equipos y con sus líderes.

Confianza para mostrarse vulnerables, aprender de los errores, manejar los conflictos y adquirir compromisos en los que los objetivos  comunes están por encima de los personales.  Confianza que crea equipos de alto rendimiento, donde 1 + 1 es más que 2.

Una mirada a la célula de una empresa, a su ADN, al sistema de conversaciones  que se mantienen y que faltan en sus reuniones, nos revela gran parte de la información sobre su cuenta de resultados.

Si bien las motivaciones externas económicas son importantes, cada vez son más los profesionales que demandan motivaciones internas,  las que desarrollan sus valores, sus capacidades, su compromiso y su responsabilidad.

Una falta de motivación ocasiona costes importantes para las compañías: salida de sus profesionales más valiosos en la búsqueda de nuevos retos y bajas relacionadas con el estrés.

Y ahora pregunta a tu equipo… ¿Para qué vamos a conversar hoy?

Contacta