Educar en la Respons-abilidad

“Los mejores regalos que puedes dar a tus hijos son las raíces de la responsabilidad y las alas de la independencia» Denis Waitley

La palabra «Responsabilidad», del latin responsum (responder) y los sufijos –bilis (ser capaz de) y –idad (cualidad) nos llegaría como «cualidad de capacidad de respuesta» .  Esta distinción tiene una importante aportación a la cita de Waitley : una correlación directa entre la independencia y la capacidad para responder, o lo que es lo mismo, una educación en la responsabilidad forma las alas hacia nuestra independencia.

¿Cómo afecta la falta de responsabilidad en el retraso de la edad de independencia de nuestros hijos? ¿Cual es nuestro papel educativo en el desarrollo de esa responsabilidad?

La escritora canadiense Catherine L´Ecuyer,  en su ponencia magistral «Educar, una obra maestra»,  nos invitaba a la reflexión a partir de una escena bastante familiar para muchos de nosotros:  cómo en los primeros pasos de un bebé, cuando se golpea con una mesa que está en su camino, toda la familia reacciona identificando el obstáculo como «mesa mala».

Esta inconsciente reacción me hizo reflexionar sobre cómo educamos y aprendemos desde corta edad, que la mesa, el perro que nos ladra y la acera que nos hace tropezar son «malos», creciendo así en un mundo hostil y de irresponsabilidad personal donde sólo queda lugar para la defensa o el victimismo.

Así, a medida que vamos creciendo, vamos encontrando nuevas razones que justifican esos aprendizajes infantiles donde la responsabilidad es de los demás, con profesores que nos tienen manía, trabajos en los que no nos valoran y parejas que no nos entienden, en la retroalimentación de una indefensión bien aprendida.

Educar y aprender en la responsabilidad es aceptar una parte de implicación o «culpa», por pequeña que sea, en lo que ocurre en nuestro entorno.

Aceptar que las mesas «están» no  sólo nos ayuda a tomar consciencia sobre las acciones que dependen de nosotros (reducir la velocidad,  extremar precauciones, …), también reforzamos nuestra confianza para liderarnos y ampliar la capacidad de nuevos recursos.

Medir nuestra responsabilidad en la realidad es la mejor opción para seguir creciendo fuera del útero materno. Entender la legitimidad de los demás es conectarnos profundamente con la realidad que nos rodea.


Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s