Etiquetas en la piel

etiquetas-en-la-piel

Cada vez que me compro ropa, en cuanto llego a casa y compruebo que me queda como esperaba,  hago lo mismo: cortar las etiquetas.

Esas etiquetas, tan grandes y tan de plástico, se convierten en una insoportable tortura para la piel, ¡cuánto irritan! y… ¿para qué sirven? ¿alguien las lee o sigue las instrucciones de lavado?

En cambio hay otras etiquetas que llevamos y no nos damos cuenta: las que proceden de los juicios, las que llevamos en la piel y las que a menudo sí leemos para seguir las “instrucciones de lavado”.

Desde que nacemos aprendemos a desarrollar nuestras conductas en función de lo que los demás esperan de nosotros, de sus valores. Así heredamos los criterios que definirán lo que es “bueno o malo”, componiendo nuestro sistema de juicios y las normas de vida con las que nos integraremos en la sociedad.   ¿Para qué? Para que nos quieran.

«Qué buena persona eres…»

¿Y qué pasará cuando tu comportamiento no sea el que consideran de «buena persona»?

¿Serás «mala persona»? ¿Les defraudarás y te retirarán su amor?

¿Cómo me limitan esas etiquetas? ¿Quiero seguir llevándolas aunque me irriten la piel para no defraudarte?

Quiero recordarte algo: ERES un SER COMPLETO, naciste así.

Eres generos@, eres egoísta, sientes rabia, sientes amor, estás triste, estás feliz…y en cada momento ERES TÚ.

No necesitas renunciar a una parte de ti para que te quieran y te acepten.

Antes de «etiquetar» a alguien seamos conscientes de que nuestro juicio se basa en los valores que consideramos de ése comportamiento. «Eres desordenado» es lo que yo juzgo que es distinto a lo que considero orden.

Antes de «etiquetar» a alguien entendamos que detrás hay unas necesidades que desea cubrir, que desconocemos qué pensamientos y sentimientos le han llevado a ésa actitud y que detrás de ella siempre hay una elección personal  que debemos respetar.

Aceptemos a los demás como son, no como esperemos que sean.

Cortemos las etiquetas que nos irritan para liberarnos y decidir quien queremos ser.


6 respuestas a “Etiquetas en la piel

  1. Anna, me parece muy interesante tú artículo. Comparto contigo. Las etiquetas nos ayudan a controlar de forma rápida y evaluar lo que tenemos delante. El problema es que n
    o valoramos el daño que hacemos con esas etiquetas que ponemos de forma rápida. Convertimos a la persona en esa etiqueta y no valoramos todo lo demás que también es de ella.

    Le gusta a 1 persona

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s